Es alguien como Cortázar, que siendo argentino, nació en Bruselas, pero exacta y precavidamente, en la embajada argentina en Bruselas, de donde viene la polémica de algunos en pretender, eso es atrevido, que era simplemente un Fama venido desde Alemania a Bélgica y de otros, que afirman que era un Esperanza traído desde la tierra del tango, aunque es difícil dilucidar, como ha sucedido en los debates al respecto,  por ejemplo, si Gardel era un Fama venido a menos, una esperanza venida a mas o un cronopio pillado viéndose al espejo.  A veces se dan esas paradojas, pero a medida que salen de su etapa infantil, los cronopios se van distinguiendo claramente  de famas y esperanzas, especialmente cuando se hace más fuerte su tono verdoso. Y esta es la señal cuando ya comienzan a hablar, bailar, cantar y ser felices.

O sea, si alguien nació en la embajada argentina que está en Belgica, de madre argentina y abuela alemana para respirar en Argentina, vivir y morir en Paris, donde es que realmente nació?

Este problema es típico de todo cronopio y quizás por eso es que adquirieron esa conocida costumbre de dibujar golondrinas en “las redondas pizarras de las tortugas”, como dejó sentado por allí un cronopio que podía escribir también en rumano.

Anuncios