Mujer de hueso y carne,

mujer de mi espíritu,

mujer de lo que siento,

mujer de lo que me haces sentir;

mujer de mis ojos y de mis manos

mujer de mis poros

y mis venas y mi sangre

y de mi aire;

mujer mia de todo mi cuerpo

mujer dueña

desde antes de conocerte

mujer que al conocerte

no pudiste dejar de entregarte

y recibirme;

mujer de mi lucha y mi destino

de mi vida y mi muerte

mujer de mis palabras

mujer entre todas las mujeres

mujer noche y día

y un poquito más.

Mejor te lo decía así, mujer.

©Carlos A- Lucas Arauz. 2011

Anuncios