¿La gran prensa de EEUU se agota?

Es interesante esta afirmación de la Secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, que afirmó lo anterior el viernes 5 de marzo del corriente, ante el Comité Senatorial de Relaciones Exteriores. “Usted consigue (con Al Jazeera)  verdaderas noticias en vez de un millón de anuncios”, declaró. Esa afirmación de Clinton no solo explica el avance de Al Jazeera en la audiencia estadounidense ávida de información sobre la realidad de los acontecimientos, sino que ha servido para impulsarla aun mas, a pesar de existir de hecho, una censura a sus trasmisiones.

Los sucesos de Túnez, Egipto, Libia, han tendido a ser seguidos sintonizando Al Jazeera, para conocer con mas precisión sobre lo que realmente ocurre en esa oleada de protestas y ahora, insurrecciones populares. “Estamos perdiendo la guerra en los medios”, dijo Clinton ,para vergüenza de las grandes cadenas mentirosas, como las del magnate Turner, CNN. http://www.huffingtonpost.com/2011/03/05/hillary-clintons-al-jazeera-us-media_n_831788.html

Pero no solo del lado de Estados Unidos hay un desencanto de sus fuentes tradicionales y altamente desprestigiadas como Fox o CNN. Sucede también del lado contestatario: Chavez delegó a Telesur la cobertura “real” de los sucesos de Libia, pero en el campo, se ubicaron dos periodistas, uno en Trípoli y el otro en la parte oriental de Libia. Este último, Reed Lindsay, ha estado reportando llamando a las cosas por su nombre: Gaddafi es un “dictador” la población alzada es “revolucionaria” (Gaddafi les llama drogados), las cadenas de TV de Gaddafi son “mentirosas”, los alzados son “insurrección popular”, que rechazan la eventual intervención militar de EEUU en Libia con tanta fuerza como exigen que Gaddafi abandone el poder, etc. Diríamos que Telesur de Venezuela, ubicada en la parte oriental del Libia, es también una fuente de noticias reales, como califica Clinton a Al Jazzeera, una agencia de noticias considerara portavoz del enemigo por el pasado gobierno Bush.

Ojala sigan ambos esa línea y que los periodistas no sean ni reprimidos ni despedidos por ello.

Anuncios