Este 8/03/11, en la Corte Internacional de Justicia, se decide el diferendo, no entre dos pueblos, sino entre dos gobiernos,

Este próximo  8 de marzo, coincidentemente, se conocerá el fallo de la Corte Internacional del Justicia sobre el diferendo Nicaragua-Costa Rica.

De forma organizada, el gobierno de Chinchilla ha hecho un largo y costoso cabildeo entre los gobiernos de Europa con jueces en la Corte, ha logrado éxitos con la comisión Ramsar, con un bloque de eurodiputados que estan en estos momentos en Costa Rica “averiguando  del diferendo”. Y a partir de hoy está reforzando militarmente con 2 mil tropas, la frontera con Nicaragua.

De esa manera, peligrosamente, el gobierno Chinchilla juega a llevar al riesgo de las confrontaciones, el diferendo, pues de esa manera rápida, si el fallo le es adverso o no satisfactorio, querrán alegar que  van por las vías de hecho, a defender la soberanía nacional de Costa Rica, como ya adelantaron algunos de sus ministros belicistas, como Castro y José Tijerino.

http://www.prensa-latina.cu/index.php?option=com_content&task=view&id=267200&Itemid

Entretanto, Nicaragua ha estado de hecho, pasiva en este asunto, sin una línea coherente y profesional para sostener sus argumentos. Parecería que el gobierno de Nicaragua está apostando a perder la resolución, pues eso le daría una oportunidad de cancha internacional y de agitar banderas nacionalistas en el actual contexto electoral.

Retiro de tropas

La perspectiva  que la Corte mande a aplicar  la primera medida cautelar solicitada por Costa Rica, de retirar tropas nicaraguenses de la zona en conflicto, no puede ser unilateral, es decir no sólo aplicarse a Nicaragua, sino también que la medida cautelar obligaría a lo mismo a Costa Rica, por un principio de equidad en la sentencia. Ademas, no puede ser indefinida, pues la Corte deberá referirse a que si este es un territorio en litigio, se proceda como corresponda ante las instancias debidas, desde lo bilateral, hasta llegar a la misma Corte como un juicio de demarcación fisica de fronteras.

Suspender el dragado

En la segunda demanda de suspender el dragado, por estar vinculado a la acusación de invasión militar en la zona de los 2 kilómetros de Harbor Head y el famoso caño, la Corte sólo puede pronunciarse cautelarmente mandando a Nicaragua a suspender las obras de dragado en dicho caño. Nicaragua no dragó ese caño, pues la barcaza no puede entrar por lo angosto del mismo, aunque metió por varias semanas, más de 300 hombres a limpiarlo y despejarlo. Así que Nicaragua puede decir que acepta el fallo de la Corte, pues actualmente no está dragando ese caño, ni en la misma laguna y guardarse la reserva de hacer las limpiezas que estime conveniente mas adelante.

Suspender el daño ambiental

En el tercer aspecto de los daños ambientales, las medidas cautelares de la Corte podrían ir dirigidas a llamar a suspender las acciones de talado de bosques en la zona de conflicto (acciones que ya concluyeron con la limpieza del caño) y mandar a establecer los daños que podría haber recibido Costa Rica por esas acciones unilaterales de Nicaragua y la posibilidad de un resarcimiento, material (mandando a reforestar, cosa que Nicaragua ya hizo) o pecuniario, a favor de Costa Rica. Costa Rica tendría que demostrar dos cosas para estas acciones: que el daño existe y que fue en su territorio. Esto último depende de la demarcación física de los límites entre los dos países, un asunto pendiente y a lo que se resiste Costa Rica.

Internamente, Nicaragua enfrenta una disputa sobre violaciones constitucionales y re elección, Costa Rica problemas económicos y de seguridad ciudadana.

Sea como sea la resolución de la Corte, ésta servirá en bandeja de plata los objetivos electorales en Nicaragua y los objetivos de distracción de los verdaderos problemas en Costa Rica. La exacerbación del nacionalismo y el patrioterismo de ambos lados es la herramienta ideal.

Anuncios