Se ha etiquetado a Rubén Darío de todo. De masón, clerical, agnóstico, jesuita, cartujo, pro gringo, pro liberal, pro conservador, liviano, profundo, decadente, “manivelador” de frases huecas, anti imperialista, nacionalista, cosmopolita, costumbrista, hedonista, beodo, etc…
Muchos dicen que es chileno, otros, que argentino, que español, que francés, que salvadoreño, guatemalteco, colombiano y hasta nicaragüense. Dicen las crónicas oficiales en Nicaragua: “Nació en Metapa”, cuando su madre iba de paso, en carreta de bueyes hacia Honduras…hubiese sido hondureño!

Rubén es todo eso y no solamente eso, por eso es uno de nuestros héroes cullturales, nuestro Netzahualcóyotl o Quetzalcóatl.   

Nació el 18 de enero de 1867 y no deja de seguir naciendo todos los días de todas sus páginas, de todos sus versos, de todas sus frases, de todos sus ritmos.

Los cisnes siguen en su eterna interrogación!

Anuncios