7 mil marines, 42 buques de guerra, en Costa Rica.¿Tan fuerte es alli el narcotráfico,que se tragan semejante invasion armada?

El 6 de agosto de 2010, en la pacífica, desarmada y “no bélica” Costa Rica, desembarcaron en Puerto Limón, desde un buque de guerra, los primeros 1,700 marines con la supuesta misión de realizar “obras humanitarias” y encargados de hacer un literal barrido de las montañas de Talamanca (la montaña mas bella que queda en Costa Rica, con poblados indígenas resabios del antiguo dominio mískito en esa parte del Caribe costarricense) contra las bases del narcotráfico.

El permiso de entrada de los soldados usaamericanos fue cedido dócil y anticonstitucionalmente por la Asamblea Nacional de Costa Rica y ratificado por su Sala IV. Costa Rica, de acuerdo a datos de la embajada usaamericana en San José, está siendo invadida literalmente por 7,000 mil marines, 46 buques de guerra, 200 helicópteros artillados y varios aviones modernos de combate. Entre ellos: el USS KEARSARGE (LHD-3): tripulación 104 oficiales, 1004 enlistados; otra embarcación artillada, con 42 helicópteros CH-46, varios aviones AV-8B Harrier y 6 helicópteros HH-60 Blackhawks de combate aeroterrestre; USS MAKIN ISLAND: tripulación 102 oficiales, 1449 enlistados, debidamente artillada y 42 helicópteros CH-46, 5 aviones AV-8B Harrier y 6 helicópteros HH-60 Blackhawks; USS IWO JIMA (LHD-7): tripulación 73 oficiales, 1109 enlistados, artillada, con helicópteros CH-46 y 6 helicópteros HH-60 Blackhawks, todos probados en la Guerra del Golfo y otras.

 Ver nota en: http://www.nacion.com/2010-07-04/Opinion/PaginaQuince/Opinion2433876.aspx

Esta masiva invasión de un ejército extranjero a un país sin ejército nacional, con el argumento aparente de combatir el narcotráfico, demostraría una total incapacidad y derrota de sus propias fuerzas armadas (policía), de seguridad y sistema legal, ante esa fuerza de penetración supranacional, el narcocapital y una total manumisión ante las tropas de ese ejército extranjero. Fijémonos que no son de la famosa DEA, ni del FBI, ni ninguna fuerza policial usaamericana: ¡Son los mismos soldados que invaden Irak, Afganisthan y etc.!

Para nadie es un secreto que estas tropas de marines se convierten en los principales clientes de consumo de todo tipo de drogas, allí donde van, como se ha reflejado en Afganisthan e Irak. Costa Rica no va a ser la excepción. http://donatien.wordpress.com/2010/07/08/marines-luchadores-o-consumidores-de-drogas/

No es desacertada en realidad la alusión del Presidente de Nicaragua sobre el posicionamiento del narco tráfico en ese país vecino. El Ministro de Seguridad Publica, el mismísimo señor Tijerino que saltó amenazando con sacar a las buenas o a las malas a los nicaragüenses del caño de Harbor Head, lo ha reconocido en la recepción de estos contingentes armados de soldados extranjeros, que se pasean como Pedro en su casa hollando territorio costarricense y lo ha ratificado la Presidenta Chichilla que ha afirmado que “hay “zonas de Costa Rica que han cedido su soberanía” (sic., presidenta Chinchilla) ante el narco tráfico.

Y la brutalidad de estos engendros de la violencia usaamericana, que se está documentando ampliamente en las denuncias de Wikileaks, no van a ser menores que la propia violencia de las fuerzas locales, como el caso de violación de una indígena de Talamanca por una patrulla de la Guardia Civil, que también colgó de un árbol a otros dos indígenas y finalmente, los asesinaron. Ver: http://www.nacion.com/2010-08-08/Opinion/PaginaQuince/Opinion2473694.aspx

En el periódico costarricense La Nación, un articulista, denunció una carta del embajador usaamericano que dice que “sus oficiales y soldados puedan hacer lo que juzguen necesario en territorio nacional para el cumplimiento de su misión” (jurídicamente indefinida), “sin que se les pueda reclamar por los daños o perjuicios que puedan causar”. Esto incluye a terceros, que de tener algún reclamo, quedan sujetos a la jurisdicción y los tribunales militares y civiles de los EE. UU. Extraterritorialidad a los marines , no sujeción a las leyes de Costa Rica, aunque cometan latrocinios como los de Abu Ghraib.

Dice el articulista de La Nación, muy ponderadamente: “Se han abierto las puertas para una estrategia militar regional desconocida, pero ajena a nuestros intereses, que nos hunde en imprevisibles tensiones regionales y compromete nuestras inapreciables paz y tranquilidad”. Luego del golpe de Estado en Honduras, neutralizado Zelaya como simpatizante de Chávez y de su petróleo político, sólo queda en la región centroamericana el Presidente Ortega de Nicaragua, pues el FMLN a través de Funes, ha sido más comedido en adherirse a esos discursos del siglo XXI.

Que Estados Unidos ataque o incluso invada y haga prisionero a un líder criollo como en el caso de Noriega, no es una posibilidad remota o al menos, la presencia militar de EEUU en Costa Rica trae ese mensaje indirecto. Es una presion real, objetiva, contra uno de los paises Alba, en base a la estrategia de los intereses usaamericanos en las cercanías de su canal en Panamá.

 Ello puede explicar el paroxismo con que Chinchilla y su malcriado jefe, Oscar Arias se han referido a la supuesta invasión de 2 kilómetros cuadrados por 30 soldados nicaraguense en Harbor Head, mientras los narcos tienen territorio tico “liberado” para sus negocios y hay 7 mil marines con licencia para matar violando su soberanía, cosa que Chinchilla y los Arias, rehuyen referir.

Para ellos, 7 mil soldados extranjeros reprimiendo internamente, al margen de la policía local y las leyes, no es una invasión ni una “ acción cobarde”, como se refirió la señora Chinchilla al posicionamiento de Nicaragua en Harbor Head.

Anuncios