Pasaba diario por esa esquina de semáforo del barrio Jonathan González en Managua y nunca me había fijado en ese viejo rótulo. Era el anuncio de un night- club de Managua donde valía de todo y luego cambió de nombre por otro en ingles. Una valla que,  por su tamaño, chillaba más obscena que la de rosado chicha allí cercana.

El semáforo se puso en rojo y entonces, manía, me puse a leer mantas y vallas de esa esquina, del Hospital militar para el sur, hasta la gasolinera de Petronic. ¿Cómo no me había percatado? La valla publicitaria tenía fotos de unas chicas muy hermosas, en bikinis, y decía: “LAS MEJORES CHICAS A LOS MEJORES PRECIOS”. Eran letras grandes, enormes, del mismo tamaño que aquellas que decían: “Socialismo, Cristianismo, Solidaridad”! No debían pasar desapercibidas.

A todas luces, el comercial era una flagrante violación no sólo a las leyes contra el proxenetismo, sino a las más elementales normas de educación y cultura, cosificando ymercantilizando sexualmente, a la mujer. En el semáforo, varios niñas y niñas andaban vendiendo naranjas, agua helada, anteojos oscuros, chocoyos, periódicos, cojines de carro, celulares, cepillos limpiaparabrisas, forros de timón, mangos celeques.

La valla en esa esquina del semáforo, vendía “las mejores chicas a los mejores precios” violando todas las leyes de policía habidas y por haber. Tropezar con ese rótulo lo hice tema de conversación cada vez que podía, pero el rótulo seguía allí.

A los meses, leí en uno de los periódicos de Managua el anuncio de unos operativos de la policía y en la última parte de la nota periodística decía:

“Le cayeron al Club Girls

Por otra parte, a los propietarios del centro nocturno Club Girls, el MP (Ministerio Público) ordenó quitar o cambiar el mensaje que tiene el enorme rótulo, ubicado de los semáforos del Hospital Militar Alejandro Dávila Bolaños 10 varas al oeste, por considerarlo que incita a cometer un ilícito. En el lugar la Fiscalía sólo encontró trabajando mujeres adultas y no menores de edad.

“En ese rótulo el Club anuncia a las mejores chicas a los mejores precios, consideramos que esa publicidad es perjudicial para la salud, para la niñez y la sociedad en general porque está incitando a la explotación sexual comercial porque ya habla de dinero”, explicó Morazán.

El gerente administrativo del negocio, Róger Eduardo Solórzano Castillo, dijo que acatarán la exigencia de la Fiscalía. “acordamos que vamos a cambiar del rótulo el mensaje, y lo vamos a reponer por este que dice: disfruta del mejor club en el mejor ambiente”, aseveró Solórzano asegurando que en ese lugar las trabajadoras no ejercen la prostitución comercial y sólo ofrecen espectáculos artísticos.

Morazán advirtió que si los propietarios del club no modifican el mensaje del rótulo o lo quitan de ese lugar, entonces el MP procederá a derrumbarlo con ayuda de la fuerza pública”.

http://www.elnuevodiario.com.ni/sucesos/60012

Ha pasado un año desde entonces. Y no había pasado por esa esquina del Jonathan Gonzalez. La última vez que visité ese barrio fue un sábado a las 12 de la noche, que acudí al llamado de dos amigas que me llamaron a esa hora porque las había asaltado un taxista cuando ellas salían del cine, a las 9 de la noche. El taxista y un sujeto que se montó más adelante, las anduvieron por toda la ciudad, incluyendo El Malecón y final y afortunadamente, no las abusaron más que cuando las estaban registrando para robarles todo lo que andaban. Las tiraron en lo profundo del barrio, ellas no sabían dónde estaban hasta que del monte donde las arrojaron, ellas se guiaron por un ruido de música y gritos como de fiesta. Era un culto evangélico, hacían vigilia y oraciones. Unas amables señoras las atendieron y les prestaron un celular para llamar. Me llamaron y las fui a traer. Quizás por ese mal recuerdo, evité por bastante tiempo pasar por esa esquina del Jonathan.

Y pase al mediodía de hoy por ese punto. Y me acordé del ròtulo que había visto hace casi un año. El semáforo se puso en rojo. Y levanté la vista hacia el sitio original y sí, allí está el rótulo, ¡claro que le cambiaron el texto! ¡Cierto! Y la presentación.

Ahora aparece un tipo sentado en una mesa, rodeado de tres lindas chicas que lo abrazan y halagan efusivamente. ¡Ah! Y un poco mas allá, la foto de una poderosa y elegante motocicleta…

El semáforo tardaba en ponerse verde de nuevo y comencé a impacientarme. Los mismos niños y niñas – ¿o son otros?- vendiendo naranjas, agua helada, anteojos oscuros, chocoyos, periódicos, cojines de carro, celulares, cepillos limpiaparabrisas, forros de timón, mangos celeques.

Y antes que el semáforo se pusiera en verde para salir de allí, lei el texto nuevo de la valla publicitaria acompañando a la foto del tipo rodeado de tres lindas chicas y una moto. Dice:

¡DIARIO! Gran rifa de placer por 24 horas completas…¡y una moto!

Nicaragua avanza, como se ve. Quizás para este sistema de poder, ecléctico, lleno de socialismo, solidaridad y cristianismo que compite en rótulos y mensajes, en vistosidad –y obscenidad por su tamaño-con los night clubs, es mejor y más socialmente decente, mas legal y legítimo, rifar 24 horas de placer con tres mujeres mas una moto, que ofrecer las mejores chicas a los mejores precios…

…!Lo siento, el semáforo está ya en verde!

Anuncios