"El Rio San Juan es nica", consigna vacia mientras no invirtamos en su desarrollo e integracion a la economia nacional. Deberia ser un símbolo de oportunidades para que la poblacion nicaraguense no pase a su margen sur

En su Constitucion (2007), Nicaragua tiene la debilidad gravisima de definir sus limites territoriales de manera genérica y deja abierta la posibilidad de que sus limites puedan ser cuestionados o especificados a traves de “leyes y tratados”:

 CONSTITUCION DE NICARAGUA

ARTICULO 10.- El territorio nacional se localiza entre los ocêanos Atlántico y Pacífico y las repúblicas de Honduras y Costa Rica. Comprende las islas y cayos adyacentes, el suelo y el subsuelo, el mar territorial, las plataformas continentales, los zócalos submarinos, el espacio aêreo y la estratósfera. Los límites precisos del territorio nacional se fijan por leyes y tratados.

 La formulacion en negritas define constitucionalmente que nuestros limites no son “precisos”, invitando de hecho, a nuestros vecinos de las cuatro latitudes a castigarnos con demandas de delimitaciones de nuestra territorialidad.

 En cambio, la formulación de Costa Rica sobre sus límites, son específicas, elevando a rango constitucional el Tratado Jerez Cañas y el Laudo Cleveland

 CONSTITUCION DE COSTA RICA:

ARTICULO 5o.- El territorio nacional está comprendido entre elmar Caribe, el Océano Pacífico y las Repúblicas de Nicaragua y Panamá.Los límites de la República son los que determina el Tratado Cañas-Jerez de 15 de abril de 1858, ratificado por el Laudo Cleveland de 22 de marzo de 1888, con respecto a Nicaragua y el Tratado Echandi Montero-Fernández Jaén del 1o de mayo de 1941 en lo que concierne a Panamá.

 Nótese que Costa Rica no menciona específicamente los laudos Alexander en su Constitucion, aunque no dice que sean parte intrínseca del Laudo Cleveland. Eso le permite la posibilidad de mantener reclamaciones fronterizas a Nicaragua, basadas en interpretaciones de acuerdo a la coyuntura de la situación interna en Nicaragua. Es el mismo principio que permitió a Costa Rica anexarse Nicoya-Guanacaste y conseguir derechos de navegación sobre un rio enteramente bajo la soberanía de Nicaragua, como lo es el San Juan.

 La tesis subterránea (bueno, no tan subterránea, por ejemplo, veáse la opinión de Oscar Arias sobre la situación interna de Nicaragua) es que en estos momentos, el Orteguismo, y la incapacidad de la oposicion de impedir su relelecion y continuismo, repitiendo el fenómeno Somoza de fractura social y politica, genera incapacidad nicaraguense de dotarse de una estrategia de nación en su defensa territorial. Y esa situacion se vislumbra aprovechable.

 Obviamente: hay dos opciones para los nicaraguenses: irse de fondo contra el re eleccionismo de Don Jose (de paso, contra el re eleccionismo de Don Arnoldo) para poder formular una mejor defensa de la soberania territorial de Nicaragua o unirse frente a Costa Rica, bajo el mando de Don Jose, obviando la lucha anti re eleccionista.

De hecho, ya la oposicion desde hace largo tiempo no habla de lucha anti reelecionista, sino de “buscar un candidato de unidad para derrotar a Ortega”, es decir, aceptando la violacion constitucional de su re elección.

 Y el problema adicional es que en Nicaragua hay descendientes politicos de los democráticos que en su ocasión,trajeron a Walker para terminar haciéndonos perder definitivamente Guanacaste y ceder derechos estratégicos a Costa Rica en el Rio San Juan, que es nica, pero puede ser usado por los ticos a su gusto y antojo.

Estos sectores razonan que la OEA, la ONU, los cascos azules, nos harán el favor de deshacernos de Don José. El pago que se exige a cambio nos puede dejar a todos los nicaraguenses apiñados, si acaso, en la Isla de Ometepe.

Anuncios