“El nica, en la única entrevista que tuvo con miembros de la Selección, en llanto, atormentado, pidió disculpas por lo que había hecho y rogó que no lo dejaran solo”.

 Así dice esta nota de El Nuevo Diario (http://www.elnuevodiario.com.ni/nacionales/87119), al referirse al caso de Gustavo Horacio López Huembes, pelotero nicaragüense miembro de la selección de beisbol que viajó a ese país a una serie de encuentros deportivos y que quedó preso en Taiwán (la selección ya regresó a Nicaragua) acusado de abuso y violencia contra una joven taiwanesa en el hotel donde se hospedaba la selección de Nicaragua.

 Según la nota, a pesar que la joven gritaba desde adentro, López no quiso abrir la puerta a los llamados de sus compañeros de la selección que habían acudido a ver que sucedía. Los hechos se consumaron con toda la selección de Nicaragua golpeándole la puerta al señor López.

Este suceso es una muestra que refleja el modelo de comportamiento y valores e incluso jurídico que se ha venido imponiendo en Nicaragua, en especial en los últimos años y que han venido denunciando algunas organizaciones de mujeres no sólo de Nicaragua, sino internacionales que han venido a conocer y analizar nuestro caso. El efecto del comportamiento, el razonamiento y de hecho, la impunidad con la que hemos visto actúan personajes de poder político, económico o incluso mítico (caso de ídolos deportivos)  en casos similares en Nicaragua, han venido a reforzar una filosofía, una ideología que explícita o implícitamente nos está afectando a todas y todos. Los sectores populares hacen de cajas de resonancia de estos valores y por su peso numérico, hace que estemos frente a una verdadera plaga nacional. El mal se difunde en todos los estratos sociales y hasta generacionales.

Nicaragua: El sometimiento de la mujer contra su voluntad es de hecho, un conspiracion global del sistema.

Síndrome o enfermedad social de difícil erradicación, pues se trata de nuestras conciencias y de nuestras formas de razonamiento y juicio. Este país ha visto a uno de sus líderes enfrentar serias acusaciones de abuso sexual en el propio seno familiar (luego ungido Presidente de nuestra República), a uno de sus boxeadores profesionales acusado de delitos de abuso, violación y violencia contra una joven en un motel (exonerado de culpa), a un funcionario del Ministerio de Gobernación ya sentenciado a 8 años, beneficiarse hasta de la violación constitucional (se define a la Procuraduría como defensora de las víctimas y no de los acusados como victimarios), pidiendo la exoneración del acusado, en una apelación! Un país testigo de la demanda de justicia de Fátima Hernández y su padre, que agonizan ante este descalabro jurídico-moral. Un país reflejado en los comentarios del lector en esta nota del Nuevo Diario, donde personas califican de prostituta a la joven taiwanesa víctima del abuso del nicaragüense y que ella sabia sus riesgos por dedicarse a esa profesión!

El suceso de Gustavo López en Taiwán nos retrata de cuerpo entero. Pero el Vicepresidente Morales Carazo, en un acto con el embajador de Taiwán, pidiéndole disculpas, le explicó, campantemente, que esto era un caso aislado. Dícese así cuando el sistema, haciendo las del gato, lleva a cabo todos los movimientos necesarios en la opinión pública, en la parte jurídica, política para desarrollar una férrea conspiración del silencio, una especie de ley “omerta” en Nicaragua, cuyo objetivo es la impunidad, la inmunidad, a través de la complicidad social, de hecho y omisión.

Recordemos lo que expresó la emisora sandinista La Primerísima en el caso de Fatima Hernández, en una nota firmada por Francisco José Reyes Vélez:

Fátima Hernandez ha enfrentado los trucos de un Estado claramente sesgado contra los derechos de las mujeres

“Farinton ya fue declarado culpable de violación por el juez Solís Romero, quien al parecer temeroso del terrorismo mediático de El Nuevo Diario, La Prensa y el Canal 2, se apresuró con el juicio en vez de recurrir a sus testosteronas y dejar el proceso hasta que se aplacara la campaña de esos medios, que mucho antes de su resolución ya habían decidido si era o no inocente”.

http://www.radiolaprimerisima.com/blogs/385

 

 

 Nada mas explícito sobre esta línea basada en testosterona y en la omerta o ley del silencio contra los delitos que victimizan a las mujeres. Modelo que se reproduce en la actitud de las organizaciones beisboleras nicaragüense (FENIBA y Comisión Nicaragüense de Béisbol Superior, CNBS), que no han dado la cara ni hasta hoy, han informado oficialmente del incidente de López en Taiwan. Ellos anunciaron  sanciones a otros peloteros, sin explicar las causas, sin importar que en Taiwan ha quedado una imagen de país, absolutamente negativa. Y como vemos, no es un caso aislado, como dice el flamante, incoloro, inodoro e insípido Vicepresidente de Nicaragua, con su forzada sonrisa de medio lado.

Nicaragua parece comprender muy rápida y emotivamente la importancia y relevancia, el derecho de soberanía territorial cuando se sospecha una violación, una falta a ese derecho de INVIOLABILIDAD del territorio. En esos casos, de manera automática, todos nos ponemos a repetir como zombies incluso:”El Rio San Juan es nica, el Rio San Juan es nica” y recitando las archisabidas y descontextualizadas frases de “la soberanía de un pueblo no se discute, se defiende con la fuerza de las armas”, olvidando, de paso,  que la contraparte puede pensar igual.

Mientras, Nicaragua entera no concibe, no se imagina, no capta, no defiende, no hace suyo el principio del derecho territorial de las mujeres, la soberanía sobre su propio cuerpo, concibiendo las funciones sexuales, reproductivas, incluso emotivas, de las mujeres, de  hecho, como propiedad de uso público. Y concibiendo la violencia, el abuso, la imposición de la voluntad como algo adecuado a la naturaleza de la mujer.

Leamos, como muestra, ese comentario de un lector o lectora de El Nuevo Diario (seguramente concebido y parido en probeta de ensayo, no por una mujer, ni con hermanas, ni con hijas mujeres) que dice: “Lo siento mucho por tu mujer, seguro no has podido satisfacerla como se debe, porque mayela toco un punto muy importante. A las mujeres SI les gusta un poco fuerte… Nunca hablo de maltrato, sino de dominacion. Preguntale a tu mujer, si es que todavia tienes”.

Anuncios