Me espera la soledad del cuarto;

una almohada que almacena ilusa y persistente,

tu silueta y tus olores;

un vaso que guarda la “huella digital” de tus labios;

…y una sombra que persiste en aquel rincón de la cama

donde hicimos, como locos, el amor.

Anuncios