by Carlos A. Lucas Aráuz on Friday, October 22, 2010 at 3:57pm

Me desalienta que se esté tratando de mezclar la teología con las acciones medicas en el caso del aborto terapéutico. Es un arroz con mango, a pesar que se puedan demostrar las incongruencias teológicas sobre algunos temas como este.

 Mejor… concentrarse en el estudio de las causas sociales y medicas que justifican el aborto, en este caso, terapéutico.

Mezclar asuntos teológicos con el tema del aborto terapéutico es un riesgo innecesario, puesto que la teología es la capillita intima que cada quien desea llevar o no, por dentro.”No traspases la linde”.

 El aborto terapéutico es un derecho humano de las mujeres, a recibir  la atención medica profesional y de salud cuando razones de fisiología o de violencia sexual plantean la necesidad de interrumpir la gestación.

La teología es un campo minado, porque es el de las conciencias, el terreno de especialidad, entre otros, de las iglesias, las confesiones, las sectas.

La decisión del aborto, especialmente del terapéutico, es eminentemente una decisión individual de la mujer, que con el reporte médico profesional en la mano que le explica los factores fisiológicos y de riesgo de continuar la gestación, con el reporte de la sicóloga profesional que la asesora para atender los conflictos naturales y a solas consigo mismo, toma la decisión soberana de continuar o no la gestación.

Obvio, tiene necesariamente allí todo el derecho de conversar y nutrirse con su confesor, su obispo, su cura, su pastor o pastora, su rabi, su swami guru, dayan cohan, ángel, visionario, vidente, médium, bruja, brujo, sukia que cada quien mire necesario recurrir de acuerdo a sus creencias teológicas.

 Y en el caso de personas con bajo poder de decisión y/o víctimas de abuso y violencia sexual (incluyendo allí menores de edad, mujeres con problemas mentales o de retardo, con capacidades diferentes, etc.,), recibiendo todo el apoyo profesional y familiar en esa decisión.

 Para mi, la teología es también una enfermedad, pero con derecho individual a contraerla. No debería formar parte de esfuerzos seglares, por ejemplo, en el reclamo por restituir y mejorar el derecho de las mujeres y abusadas sexualmente,  al aborto terapéutico.

Anuncios