Anoche me desperté agitado

sintiéndote encima de mí,

en lo oscuro;

dulce, suave, lenta.

Era el aroma de tu blusa roja,

olvidada en mi cama.

Anuncios