Estados Unidos coordinó y dirigió el primitivo y cruel ahorcamiento de Sadam Hussein

El cadáver colgante de Saddam Hussein ahorcado bajo la vigilancia de los marines, como en los viejos tiempos de los sultanes y los emperadores, junto a las tumbas de más de 4,400 soldados usaamericanos muertos y un saldo tenebroso de más de un millón de bajas iraquíes asesinados y heridos prácticamente a mansalva, desplazados, quedan atrás como sombra de la retirada de las 90,000 tropas usaamericanas en Irak, oficializada este 31 de agosto por el Presidente Obama.

Pero de acuerdo al programa con el mismo nombre de un barrio de Managua ((Nuevo Amanecer”) quedan allí 50,000 tropas, cuidando la retirada por un par de años más y va el reforzamiento que el gobierno de Obama ha hecho de mas de 30 mil soldados enviados a Afganistán.  Mientras Obama daba su discurso anunciando la falsa salida de Irak, la propaganda en los medios mundiales es:”retirada de EEUU de Irak”, engañando así incluso al público norteamericano.

Y resuenan las palabras del Secretario de Defensa de Obama, Robert Gates (el mismo de Bush):” “Si se forma un nuevo Gobierno (en Irak) y quieren conversar respecto a ir más allá de 2011, obviamente estamos abiertos a esa discusión”, dejando planteada esa opción del reforzamiento mas allá de ese “remanente” de 50 mil tropas, que deberían salir totalmente para el 1 de enero del 2012.

Obama ha afirmado que los marines llevaron la libertad a Irak.

A esto se suman las declaraciones a la cadena de televisión usamaericana  MSNBC del portavoz del Departamento de Estado, P.J. Crowley, quien prontamente aclaró: “Estamos acabando la guerra pero no estamos acabando nuestro trabajo en Irak”.  Y esto es cierto mientras Irak rebose de petróleo por sus cuatro costados.

Obama mencionó en su discurso, el “sacrificio” de sus soldados por haber ido a pelear a Irak una guerra que resultó tan inútil como costosa, pero no mencionó  la destrucción de vidas, infraestructura, poder petrolero, que estos mismos “sacrificados” soldados dejaron tras de sí.

Guerra inútil, porque ni Sadam ni los iraquíes tuvieron que ver  nada con el 9-11. Más bien en el grupo terrorista había árabes sauditas, aliados estratégicos de Estados Unidos en la región del Golfo Pérsico y no iraquíes. El mismo Osama Bin Laden es árabe saudí. Y guerra inútil porque el  otro pretexto sacado de las mangas de la camisa, de las armas de destrucción masiva, no tuvo una vida larga como argumento.

Quedan 50 mil soldados hasta 2012, para terror del pueblo iraquí.

Pero bien, esta no ha sido una guerra inútil para los contratistas de las guerras usaamericanas en las distintas latitudes del mundo: la Lockheed Martin de Maryland), Boeing, Northrop Grumman, Raytheon de Massachussets, General Dynamics, Honeywell,  y la omnipresente Halliburton (del ex vicepresidente de Bush, Dick Cheney) y otras tantas decenas.

De hecho, CNN está anunciando que fuentes del Departamento de Estado (que asumirán desde ahora tareas que hacia el Ejército en Irak), han afirmado que están aumentando el número de contratistas de 2,700 a cerca de 7,000, lo que prueba que las guerras también vuelven  rentable, la paz.

La desnacionalización y usaamericanización de los pozos petroleros, de la capacidad de procesamiento, distribución y venta del petróleo, ha sido la verdadera causa de esta guerra. Todo eso está en manos de empresas y empresarios de Estados Unidos y no iraquiés y para cuidar estos intereses están esos 50 mil uniformados y el ejército de mercenarios de los 7,000 nuevos contratistas privados.

Mientras, Obama despliega tropas, recursos y acciones militares y de espionaje en países como Colombia o Costa Rica y el dispositivo del Comando Norte, que mete en una sola estrategia militar supranacional a Canadá y México, bajo el mando de Estados Unidos.

Esta mentira sobre Irak se suma al incumplimiento de Obama de desclasificar toda la información sobre la actuación de oficiales y soldados en la cárcel de Abu Ghraib y otros centros de detención, o el cierre de la oprobiosa cárcel de Guantánamo.

Anuncios