Ciudadanas y ciudadanos…Bueno, al menos a las ciudadanas:

Propongo que dejemos de pensar, especialmente en estos días de septiembre que se avecinan, en la “Patria”, que demos por muerta o muerto, esa “Patria”.

Patria deriva de Padre, término muy limitado cuando nos queremos referir al nacimiento, a la protección, seguridad, enseñanza para la vida, el derecho al retorno en cualquier momento, que sigue siendo un arte y privilegio, de las madres. Y es que el complot es de tal magnitud, que el espíritu misógino que nos corroe hasta los huesos, nos ha hecho creer que el paternalismo de ese término, en realidad, viéndolo bien, y haciendo una especie de trasvestismo, es maternalismo. Y así, del término masculinizado de “Patria” no tenemos más remedio que aclarar: se trata de la “Madre-Patria”. Convertimos a la Patria en un transgénero o cuando menos, en travesti. Todo por la prevalencia masculina.

Por eso propongo que mejor nos dediquemos a trabajar, a luchar, a superarnos, por la MATRIA, ese término al que algunas vez se refirió Miguel de Unamuno o Jorge Luis Borges y mas recientemente, Claribel Alegria( “Mi patria es El Salvador, mi matria es Nicaragua”).

Que septiembre nos encuentre llenos de matriotismo, enfocados a construir desde sus cimientos si es necesario, la nación el país, la Nicaragua Necesaria.

Que el fenecido “patriotismo” nos quede solamente de recuerdo.

Viva nuestra MATRIA, NICARAGUA!

“MATRIA LIBRE, VENCEREMOS”