En muchos Estados, existen mecanismos de control y coordinación sobre los poderes del Estado, que definen constitucionalmente la obligación de garantizar la continuidad y funciones de sus órganos de poder y que evitan que los desacuerdos, errores, omisiones se conviertan en parte de las jugarretas de los políticos profesionales, generando condiciones de chantajes y negociados.

Ese mecanismo, bastante conocido y antiguo en muchas legislaciones, es el Consejo de Estado, un órgano político que asegura la armonización del funcionamiento entre los poderes del Estado.

En Nicaragua, funcionó un Consejo de Estado desde 1979 hasta las elecciones de 1984, con atribuciones legislativas en coordinación con el Ejecutivo y con una amplia representación socio política. En el Consejo de estado habían representaciones del COSEP, de los sindicatos, de los pobladores de barrios, junto a las representaciones de los partidos políticos, representaciones que a pesar de no haber sido electas popularmente, sirvieron de puente jurídico hacia la institucionalidad de un Estado de Derecho.

En España, existe un supremo órgano consultivo del gobierno y del monarca, denominado Consejo de Estado (Cn. 107), cuyo origen prácticamente se remonta desde Carlos I y en especial desde las reformas institucionales de 1812 (vísperas de los movimientos independentistas en las Américas). En base a su Ley orgánica, el Consejo de Estado puede emitir dictámenes prescriptivos o meramente facultativos y funciona como órgano de consulta para el resto de poderes del Estado, incluyendo al monarca. Sus resoluciones por lo tanto, no son vinculantes, pero moral, administrativa y políticamente, tienen un peso significativo.

En Colombia, el Libertador Simón Bolívar lo conformó como órgano consultivo del Gobierno, desde 1817. En 1914, el concepto se expandió al de Tribunal de lo Contencioso Administrativo y en especial desde 1991, el Consejo de Estado colombiano tiene facultades para garantizar la ejecución de la colaboración armónica de los diferentes órganos estatales para el desarrollo de las funciones legislativa, jurisdiccional, administrativa, de control, electoral, etc.

 El Arto. 237 de la Constitución de Colombia define sus atribuciones de la siguiente manera:

Artìculo 37. “Son atribuciones del Consejo de Estado:

1.Desempeñar las funciones de tribunal supremo de lo contencioso administrativo, conforme a las reglas que señale la ley.

2. Conocer de las acciones de nulidad por inconstitucionalidad de los decretos dictados por el Gobierno Nacional, cuya competencia no corresponda a la Corte Constitucional.

3. Actuar como cuerpo supremo consultivo del Gobierno en asuntos de administración, debiendo ser necesariamente oído en todos aquellos casos que la Constitución y las leyes determinen. En los casos de tránsito de tropas extranjeras por el territorio nacional, de estación o tránsito de buques o aeronaves extranjeros de guerra, en aguas o en territorio o en espacio aéreo de la nación, el gobierno debe oír previamente al Consejo de Estado.

4. Preparar y presentar proyectos de actos reformatorios de la Constitución y proyectos de ley.

5. Conocer de los casos sobre pérdida de la investidura de los congresistas, de conformidad con esta Constitución y la ley.

6. Darse su propio reglamento y ejercer las demás funciones que determine la ley.”

En Francia, el Consejo de Estado (desde 1518) se define igualmente como el supremo órgano de consulta del gobierno y como última instancia de lo administrativo. Para ejemplificar sobre su ámbito amplio en lo consultivo y administrativo, casualmente este pasado 31 de marzo el Consejo de Estado, no apoyó totalmente la declaración de Nicolas Saskorky, Presidente de Francia, de lograr una Ley que prohíba el uso público del atuendo de la Burka o el shador musulmán en las calles francesas. El Consejo de Estado francés se ha pronunciado contra multas y sanciones y recomienda la persuasión y la educación, en este caso. Su criterio influirá en la opinión pública, en la población musulmana residente e inmigrante, en los legisladores, autoridades administrativas y de policía, etc.

En Cuba, el Consejo de Estado funciona entre los periodos de sesiones de la Asamblea Popular, su órgano Legislativo. Entre otras atribuciones, acuerda las fechas de elecciones de La Asamblea Popular, dispones sobre los referendos que la Asamblea decida, designa y remueve al cuerpo diplomático, concede indultos, etc.

La conformación de un Consejo de Estado que incluya amplia representación de sindicatos, pobladores, gremios, cooperativas, grupos comunales, podría ser una verdadera instancia de consulta al menos entre el gobierno y sus funcionarios y entre los poderes del Estado y la sociedad civil, que puede incluir entre sus atribuciones el control del funcionamiento constitucional, la ratificación de los ministros y viceministros del gabinete, cuerpo diplomático, casos de corrupción de funcionarios y miembros del gobierno de alto rango, seguimiento a los tratados internacionales, el poder revocatorio y plebiscitario pendientes de construir en Nicaragua, la definición y reformas al presupuesto y las partidas a transferir a las alcaldías, manejo de la desecntarlizacion del Gobierno,etc.

Un mecanismo de este tipo, que no rompe con la lógica del Estado liberal, es lo mínimo a lograr como primer paso en la democratización y descentralización del poder en Nicaragua.

Anuncios