En Nicaragua, el aborto terapéutico era legal desde 1893, hasta que en 2006, como parte del Pacto FSLN-PLC- Obando, se promulgó la ley de penalización del aborto terapéutico en media campaña electoral.

Obando estaba siendo jubilado por el Vaticano y negoció con los otros dos caudillos, tres cosas: la penalización del aborto, la estabilización de su “protegido” en el CSE y un puesto en una Comisión de Paz (a 17 años del fin de la guerra), a cambio de su apoyo moral a quien en las elecciones anteriores se había referido como “víbora” y que asimismo enfrentaba un fuerte cuestionamiento ético desde los movimientos de mujeres, por las denuncias de su hija adoptiva, Zoila América.

De esa situación, salió el apoyo del FSLN para penalizar el aborto terapéutico.

Así, las mujeres nicaragüenses han resultado el “chivo expiatorio” del Pacto entre estos tres prototipos de la masculinidad nicaragüense (Alemán, Ortega y Obando).

Sólo hay cinco países en el mundo, que penalizan el aborto terapéutico, con Nicaragua: El Salvador, Chile, Malta y Filipinas. Obviamente, el aborto terapéutico es legal hasta en los países islámicos.

Anuncios